jueves, 13 de enero de 2011

PLANETAS COLINDANTES


Llevo varios días con esa visión en la cabeza: Dos planetas que están tan cerca el uno del otro que, si un habitante de cualquiera de esos planetas mira hacia arriba, todo lo que ve es... el cielo del otro planeta, con todas las cosas bocaabajo.

El suelo de cada planeta es el cielo del planeta vecino.

La gente no ve estrellas con sus microscopios, sino árboles, montañas, edificios. Las únicas constelaciones que se pueden apreciar son las luces de las ciudades del planeta vecino. Constelaciones artificiales y cambiantes. El astrólogo que mire hacia esas luces buscando su destino, dejará ese destino en manos de los planes urbanísticos de las ciudadades.

Mira hacia lo alto y ver bosques y mares que giran sobre su propio eje, lentamente.

Y en cada planeta, una cara oculta como la cara oculta de la Luna, engendrando cien especulaciones y mir misterios sensacionalistas.

Sé que es científicamente inviable. Newton y Kepler no lo permiten. Los caprichos de las mareas serían esperpénticos. Y ambos planetas se taparían entre sí la luz de su sol, de tal modo que siempre sería de noche.

Pero eso es lo bueno de la imaginación: Tiene sus propias leyes, y ninguna ley física puede arruinar un concepto poético.

3 comentarios:

Naia dijo...

Me gusta esa cabeza retorcida tuya

Tay dijo...

Me encanta la idea!

y se me ocurren formas de hacerla casi casi científicamente posible.

Dos enormes planetas de gran masa hermanos, como las estrellas binarias, girarían con enorme velocidad uno respecto al otro, pero ellos no tendrían por que notarlo. Podrían incluso compartir materia, algo que se convertiría una una especie de "portal mágico" para sus habitantes, para viajar de uno a otro.

Otra posibilidad es que el planeta que imaginas no sea tal, sino un satélite cercano a un planeta gigante, siempre ofrecería la misma cara al planeta y este ocuparía todo el cielo para el.

:P

Juanjo Ramírez dijo...

Está genial esto de tener un primo científico que te ayude a hacer realidad tus maquinaciones. Estos planetas serán el primer paso! Luego someteremos a la Humanidad y... ya se nos ocurrirá algo!