jueves, 26 de abril de 2012

SI HAY BENEFICIOS YA HABLAREMOS


Está volviendo a pasar.

Algo que en su día tuvimos que aguantar todos - o casi todos - los que nos dedicamos al guión. Una especie de bautismo de fuego:

Llega el productor de turno, que ha contactado contigo a través de un "conocido común" y te empieza a vender una moto como la copa de un pino.

Te dice que tiene un contacto muy gordo en no sé qué tele, o que tiene una subvención ya casi concedida porque conoce a "no sé quién". O que está en relaciones con "no sé qué" productora gorda que está buscando proyectos.

Lo único que le falta - te dice - es un guión. Y ahí es donde entras tú. Quiere que le escribas un largo maravilloso (o una serie, o una cosa que pueda servir para largo y serie y telefilm a la vez).

"Ahora están pidiendo mucho thriller, ¿qué tal si me escribes un thriller? Claro, ahora no te puedo pagar, pero si hay beneficios, ya hablaremos y bla, bla, bla..."

Lo normal es que nunca haya beneficios, claro. Pero todos - o casi todos - hemos picado alguna vez.

Cuando se empieza en esto, un tío que te dice que conoce a un par de famosos y que "ayer tuvo una reunión con telecinco" nos deslumbra.

Cuando se empieza en esto, si alguien te dice "Toni Cantó se ha interesado en el proyecto" aún no sabes que eso no significa absolutamente NADA.

(los ejemplos son ficticios)

Creo que incluso es útil "dejarse engañar" de esa manera un par de veces. Como mínimo, es una forma de adquirir quilometraje y de añadir un par de líneas al currículum.

El caso es que ahora, con esto del "fantasma de la crisis", he visto ya varios casos de amigos míos que, a pesar de contar con una trayectoria PROFESIONAL e INDISCUTIBLE en el mundo del guión, se están dejando liar OTRA VEZ por ese timo del "si hay beneficios ya hablaremos".

Yo confieso que en su día me dejé liar más de las dos veces de rigor, porque soy más gilipollas que la media, pero finalmente, a partir de cierto momento, decidí que sólo curraría gratis con amigos y gente muy afín, o en proyectos que me interesasen MUCHO, MUCHO.

Elaboremos un perfil del "enemigo":

¿Qué clase de gente es la que intenta liarte con el "si hay beneficios ya hablaremos"?

A veces se trata de gente honesta que confía realmente en su proyecto y realmente no tiene la pasta. Y quién sabe si en esos casos el proyecto no llega a buen puerto porque el tipo en cuestión carece de la "hijoputez" necesaria.

Otras veces - demasiadas veces - se trata de productores cantamañanas que sí tienen el dinero pero quieren ahorrárselo. Y lo hacen aprovechándose de que los que nos dedicamos al guión somos, por definición, gente que ama lo que hace. Gente capaz de dejar la cuestión del dinero en un segundo plano con tal de ver su trabajo en una pantalla.

Se aprovechan de nuestra vocación.

Y el hecho de que los guionistas no tengamos un sindicato de verdad, ni un marco legal que nos beneficie, ni siquiera un puto epígrafe en el que darnos de alta... en parte se debe a nuestra propia desidia y a nuestra poca cohesión como grupo, claro...

... pero siempre he pensado que en el fondo, todo eso también es así porque a los productores NO LES INTERESA que los guionistas tengamos dónde agarrarnos.

Porque hasta ahora, la mayoría de los productores de este país han dado por hecho que pueden sacar adelante los proyectos sin arriesgar su propio dinero. Y para eso necesitan subvenciones. Y para que les den una subvención necesitan presentar ALGO ESCRITO.

Y si resulta que, de repente, el gilipollas al que has embaucado para que ESCRIBA te sale con que quiere cobrar por su trabajo... ¡Ya te ha jodido el chollo! ¡¿Cómo vas a gastarte dinero antes de estar subvencionado?! ¡Ooohhh! ¡Es de locos!

El otro día pensaba en la cara que pondrían los productores si fuésemos nosotros a pagarles con la misma moneda:

"Hola, te llamo porque tenemos un amigo común que me ha dicho que te gusta producir. Y ahora, no sé si lo sabes, pero las teles están buscando proyectos como locas. Y yo sé escribir unos guiones cojonudos, y por un conocido común que tengo con él, sé que a Mario Casas le apetecería protagonizar una historia como las mías." 

"Lo tengo todo en la cabeza. Lo único que me falta es la financiación para la peli. Y ahí es donde entras tú. Tengo entendido que esa clase de cosas se te dan bien y tienes facilidad para ellas, ¿no? El guión no te lo puedo escribir de momento, claro, pero si la peli funciona y consigues pasta y me la vendes a las teles, pues ya hablamos de cómo y cuándo te la escribo."


"¡Ah! Y colaborar conmigo te va a servir para conocer a otros colegas míos guionistas, que en este mundillo se necesita estar bien conectado."

"Y no te preocupes, que el café de hoy lo pago yo."



4 comentarios:

Anónimo dijo...

La última frase tiene pinta de que te la dijeron una vez y se te quedó grabada a fuego. xD

Juanjo Ramírez dijo...

Jajajaja. Lo cierto es que no recuerdo que me hayan dicho esa frase, pero podría ocurrir ;)

Pablo Gonz dijo...

Pues a mí sí que me la dijeron (la frase final) pero como soy un guionista cojonudo ya había previsto eso así que pagué antes de sentarme (llegaron tarde, claro).
Por cierto, este post es absolutamente necesario. A falta de un sindicato de escritores como Dios manda puede servir de texto fundacional, Biblia si quieres.
Un abrazo,
PABLO GONZ

Me salen alas (si me paras los pies...) dijo...

Por lo que veo estas cosas pasan en todos los sectores... vaya :D
Feliz puente (al menos queda esto...) Besazos