jueves, 15 de julio de 2010

BIENAVENTURADA LA TORRE DE BABEL



César (del Álamo) suele ser mi camello en lo que a delicias italianas se refiere. La reflexión que me dispongo a compartir con vosotros no inventa ni un grano de pólvora, pero me ha venido un par de veces a la cabeza, siempre como resultado de degustar esas italianadas que me pasa César.

Recuerdo que pensé en ello hace casi un año, viendo Cuatro moscas sobre terciopelo gris de Dario Argento.



Y en estos días de vacaciones he vuelto a pensar en ello mientras veía Una historia perversa y Una lagartija con piel de mujer, ambas del maestro Lucio Fulci.





En todos esos casos estamos ante pelis que subsistían mediante coproducciones, y eso obligaba a mezclar en el reparto a actores italianos, ingleses, franceses, españoles, zulúes, servo-croatas...

Según tengo entendido, lo normal es que cada actor hablase en su propio idioma. Luego los ingleses eran doblados al italiano para la versión italiana, los italianos eran doblados al inglés para la versión inglesa, etc.

No sé si se hacía exactamente así, y soy demasiado vago para intentar informarme. El caso es que en esos rodajes Debían de tener un buen cacao. Algo así como rodar en el interior de la torre de Babel.

Y por eso es comprensible que todos esos directores evitasen las palabras en la medida de lo posible y abrazasen la célebre máxima de Hitchcock: Intentar contarlo casi todo con imágenes. Que los diálogos sean un simple "ruido de fondo".

Bien es cierto que muchas de esas pelis acaban verbalizando demasiadas cosas para intentar explicar lo retorcido de sus tramas, pero si os fijáis probablemente lleguéis a la conclusión de que en este tipo de pelis las tramas no importan mucho. Se convierten en meras excusas para sentar al espectador durante hora y pico y recitarle poemas visuales.

Si uno ve pelis de Argento, Fulci y el gran Sergio Leone notará que apenas se habla en ellas. Pueden pasar minutos y minutos sin que se pronuncie una palabra. Y pueden pasar más minutos todavía sin que escuchemos un diálogo realmente necesario para entender la trama.

Y ahí es donde entra mi humilde reflexión. ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? ¿Esos maestros de la imagen abrazaron el cine casi mudo porque esa forma de rodar hacía las cosas más sencillas en la Babilonia a la que estaban abocados? ¿O acaso se atrevieron a meterse en esos berenjenales de coproducción porque apostaban a priori por ese tipo de cine?

Quizá ambas causas se complementen. Quizá exista una comunicación bidireccional entre ambas. Quizá influyan también los factores de siempre: Ahorrarse mil problemas de sonido directo. Hacer el resultado más exportable apelando a la universalidad de lo visual.

Yo no lo sé. Probablemente muchos de vosotros lo sepáis.

De un modo u otro, me alegro de que esas películas venzan las maldiciones de Babel recurriendo a la esencia de lo cinematográfico.

No me malinterpretéis. También adoro las pelis de diálogos. Pero por muy útiles que sean los gatos, no debemos permitir que los linces se extingan.

He introducido el tema con una foto de Asia Argento porque me parece más agraciada que su padre. El otro día la vi en Trauma y llegué a la conclusión de que esta chica sería la Jennifer Connely del cine para adultos si la propia Jennifer Connely no se hubiese convertido en la Jennifer Connely del cine para adultos.

Me despido dejando aquí los trailers de las joyitas que he mencionado:


CUATRO MOSCAS SOBRE TERCIOPELO GRIS





UNA HISTORIA PERVERSA
(trailer no oficial)




UNA LAGARTIJA CON PIEL DE MUJER





TRAUMA


11 comentarios:

Norberto Ramos del Val dijo...

Uhm... Qué bien me ha venido esta reflexión tuya justo cuando acabo de colgar (al teléfono sólo, tranquilos) a una actriz que me ha dicho (hay confianza) que el guión en el que me lo vuelvo a jugar todo es una puta mierda.

Siempre decimos que parece mentira que no se sepa aún leer los guiones (ni entre los del gremio)... Pero esta reflexión tuya me recuerda la peli que estoy preparando (aunque dudo que haga un casting internacional) y la triste realidad de que en España se valoran mucho los diálogos (de mierda generalmente) y se olvida el poder de una mirada o un buen hachazo en la cabeza.

Gracias

Juanjo Ramírez dijo...

Es todo un clásico, lo de dedicarte a esto y no saber visualizar cómo va a quedar el edificio mirando los planos del arquitecto. Supongo que a todos nos ha pasado alguna vez.

Siempre me acuerdo de cuando Federico Luppi no entendía el guión de Cronos y le decía a Guillermo del Toro: "Es muy... mineral".

En fin, ánimo y suerte con la peli. Si te lo vuelves a jugar todo, no creo que una opinión pueda torcerte el rumbo.

Me salen alas (si me paras los pies...) dijo...

No se si te va a aportar mucho mi comentario pero en una ocasión vi que se rodaba una pelicula en la que la co protagonista no sabia el idioma y se limitaba a decir veintiuno, veintidos, veintitres... como si hablara ¡¡¡incluso con entonación!!! Me imagino que le explicarian un poco el guión... pero mira...hazlo... mueves los labios como si estubieras contando algo... mola mucho.
Si no siempre puedes hacer lo de Carmen Sevilla y Sara Montiel y leerte y aprenderte el guión foneticamente (y el principe gitano INDEGUETO)
Ya para acabar... y no he visto mucho de ella pero... para llegar a parecerse a Jenifer Conelly... en fin...no hay nadie parecido :D
Tú también eres sagitario o que? jua jua jua

Juanjo Ramírez dijo...

Lo de recitar números también es todo un clásico, Natalia. Yo he llegado a verlo incluso en vídeos didácticos sobre el audiovisual.

Ah, Jenniferrrrrrr!!!!

Me salen alas (si me paras los pies...) dijo...

Pues vaya.... será con ascendente :P

Jack Shadow dijo...

Esa misma reflexión no se donde se la leí a David mamet, decía que era una cuestión de velocidad y de claridad, que rodar así te permitía fragmentar y por lo tanto tener mas material articulable para montaje y no estar tan atado a la forma en la que se ha rodado, además de ser mas intenso al poder ser comprendido sin audio, en animacion se usa mucho, contornos negativos de personajes, poses claras de intención... funciona muy bien por que amplia el rango de espectadores al facilitar su comprensión, ademas amplia el rango de culturas con capacidad de comprensión al ser mas general o lo que sea, yo me quede con lo de "usar un cartel con letras en una película, CUALQUIER cartel, incluso un simple EXIT, es fracasar en la transmisión de ideas"

Pero vamos, el primer minuto de "la ventana indiscreta" te lo deja todo muy claro, si hay que hacerle caso a alguien, es a hitch.

Juanjo Ramírez dijo...

Si es que Alfred lo dejó tó inventao! Uno ve Vértigo y ahí ya está todo (o casi todo) lo que luego usaron estos italianos.

Jack Shadow dijo...

Joder, casí me olvido de mi link tradicional: http://www.youtube.com/user/Fewdiodotcom#p/u/12/536MCL6wOfg
Ya que hablamos de terror sin palabras...

Juanjo Ramírez dijo...

Inquietante! Y con una fotografía muy bonita.

César del Álamo dijo...

Me mola que "la mierda" que te paso te haga pensar ;)

Juanjo Ramírez dijo...

Y todavía me quedan 3 ó 4 pastelitos por ver...