domingo, 25 de octubre de 2009

UN PAR DE COSAS ACERCA DE LOS CHINOS Y UN PAR DE COSAS SOBRE TERRY GILLIAM

Interrumpo mi (por otra parte) injustificado mutismo para contar un par de anécdotas (por otra parte) intrascendentes sobre esos seres que (por otra parte) son el culmen de la obra de Dios (con el permiso de Batman y de Christina Ricci)

Me refiero, evidentemente, a LOS CHINOS.

Esos seres pequeñitos de ojos almendrados que sólo saben ser, o bien excesivamente amables, o bien excesivamente uraños.

He aquí mis dos hallazgos de la semana en lo que a chinos se refiere:

1- PRENSA "AMARILLA".

Para poder colorear mi dibujosaurios sin manchar la mesa uso (a modo de "salvamanteles") la hoja de periódico en que los chinos de "la tienda de al lado" me envolvieron el cuenco que compré para mojar el pincel. Y dicha hoja tamaño tabloide pertenece a un periódico chino.

Lo de dibujar sobre una hoja repleta de ideogramas orientales es ya de por sí bastante cool y entrañable. Pero es que el otro día me dio por fijarme en las fotos del periódico en cuestión... me dio por leer las partes que no estaban en kanji y...

... me encontré con esto:



¡Fotos de Zapatero y de políticos del PP!

¡Qué putos amos los chinos! ¡Tienen periódicos chinos, escritos en chino, que les informan sobre las noticias de AQUÍ!

2- EL EXTRAÑO CASO DEL ARROZ CHA SAO.

Cuando estoy en Madrid acostumbro a ir a comer con mis amigos al mi restaurante chino favorito: La Buenaventura.

Es uno de esos restaurantes en los que sirven comida china DE VERDAD. No ese sucedáneo que se han inventado para satisfacer al occidental endogámico incapaz de de ir más allá del rollito de primavera y el puto pollo con almendras.

Uno de esos sitios que cumplen la condición si ne qua non para determinar que un restaurante chino es realmente genuino: Que haya más chinos que occidentales comiendo en el. (bueno... eso era antes, en los buenos tiempos, los viejos tiempos, los tiempos del todo o nada. Ahora se está empezando a poner de moda entre los modernitos y entre los otakus que vienen de hacer la ronda por las tiendas de comics de las calles Luna y Estrella para comprarse el último número de Naruto, o el primer número de la puta madre que los parió)

El caso es que uno de nuestros platos favoritos en La Buenaventura es el "arroz Cha Sao".

Se trata de un tipo de arroz delicioso (bueno, según a quién le preguntes... a mi ex le daba grima, porque creía que estaba hecho con sangre) que no figura en la carta del restaurante, o al menos no figura con ese nombre.

Nosotros lo conocíamos porque en cierta ocasión una de las camareras nos lo recomendó como especialidad al margen de la carta. Lo pedimos, nos encantó... y a partir de ese momento se convirtió en un clásico para nosotros. Pero siempre lo pedíamos "de oídas", sin saber siquiera cómo se escribía.

- ¡Arroz Chasao! - decíamos, y la camarera nos entendía a la perfección y nos traía esa maravilla culinaria.

Pero con el tiempo, mi amigo Gonzalo Navas llegó a una escalofriante y bajonera conclusión: Aquella primera vez en que la camarera nos recomendó "arroz Cha Sao", en realidad intentaba decir, en su torpe español... "arroz con cerdo asao".

Y lo peor es que la hipótesis no carecía de lógica. El arroz en cuestión estaba aderezado con trocitos de cerdo asado y de hecho (me duele incluso recordarlo) había un plato en la carta titulado "arroz con cerdo asado".

Adiós a todas nuestras ilusiones. Adiós a esa sensación de estar pidiendo un plato exótico que ni siquiera figuraba en la carta que entregaban a los demás mortales.

Pero el otro día, mi compañera de piso descubrió un restaurante chino muy cerca de nuestra casa, aquí en Donosti. Y trajo a casa un folleto del chino en cuestión, para pedir comida a domicilio. ¡Y cuán grande fueron mi júbilo y mi sorpresa al encontrame con esto!


¿No se han dado cuenta? Retrocedan. Vuelvan a leer el primer renglón de la sección "CERDO". ¡Cerdo estilo chino en forma Cha-Shao! ¡¡Existe!! ¡No era una ilusión! ¡Después de esto, Peter Berlitz podría haber encontrado, al fin, la Atlántida! ¡Después de esto Jimmy Hendricks podría estar realmente vivo en algún lugar de África, compartiendo piso con Elvis y Jim Morrison y Robert Johnson y el recientemente fallecido Luis Aguilé! ¡Después de esto puede que incluso Terry Gilliam pueda terminar algún día su "Hombre que mató a don Quijote"!

Y hablando de Terry Gilliam... ¡Qué peli más fallida! ¡Qué peli más impresionante! ¡Qué peli más caprichosa e incorrecta! ¡Qué peli más mágica y portentosa! ¡Qué ganas de abofetear a Terry Gilliam, y qué ganas de arrodillarse a sus pies y suplicarle más, más, más, más, más!


Terry nunca me decepciona, ni siquiera cuando (como es el caso) me decepciona un poco. Mi conexión con él es a prueba de bombas. Como ya he dicho infinidad de veces, fue ver una peli suya lo que me animó a dedicarme a esta mierda a la que me dedico.

Y otro de los principales alicientes de "El imaginario del Doctor Parnasus" es descubrir a una nueva nínfula llamada Lily Cole. La apunto en mi lista de "chicas con las que me casaré cuando sean adultas" junto a Emily Browning y Emma Watson y (por qué no decirlo) Nerea Camacho.


Muchos veneramos la capacidad de Tim Burton de descubrir chicas adorables, pero lo cierto es que Gilliam, habiendo descubierto a Lily y a (gracias, gracias, gracias) las Uma Thurman y Sarah Polley del barón Munchausen, también se merece un rinconazo en ese podio.

Y para los más frikientos, la peli de Gilliam tiene un aliciente especial. Y no me refiero a la notable imagineria visual de la peli, ni a los conmovedores conceptos narrativos tan de "cuento de hadas contemporaneo", ni a ese tremendo Heath Ledger, ni a ese acojonante cameo de Johnny Depp, ni al éxtasis de ver a Tom Waits haciendo del mismísimo diablo, ni a tener la sensación de estar viendo una mezcla/despropósito de Miedo y asco en las vegas y Las aventuras del barón Munchausen...

Me refiero al hecho de que el profesor Parnasus está doblado por el mítico señor Mediavilla, también conocido entre mis compañeros de trabajo como el locutor épico.

¡Ah! Y que... hay un par de dibujos nuevos en DIBUJOSAURIOS, como casi todos los fines de semana.

7 comentarios:

Jack dijo...

yo conozco el Cha shao bao, son panecillos de harina de arroz relleno de cerdo asado que solía pedir siempre, ya no los hacen, me sentaban fatal, creo que tenían miel.

ahora me da palo admitirlo pero...yo leo comics de naruto... los sigo junto con one piece y bleach, soy un puto enfermo y los adoro, lo que no me gusta es el "movimiento" que provocan, pero en cuanto a trama vienen de otro mundo...

Te aconsejo que te tragues "Dantes infernó" que la acabo de colgar en el blog, es de un estilo no muy difícil de realizar, me gusta mucho esa técnica.

la tumba sin nombre dijo...

Lily Cole tiene 21 años: es adulta en (casi) cualquier parte del mundo.

Juanjo Ramírez dijo...

Jack: Yo también leía mangas de Naruto! Y me lo pasaba pipa. Luego la trama empezó a centrarse demasiado en unos tíos de la Akatsuki aquélla que parecían sacaos de la manga y empecé a perder el interés. Pero en el fondo me parecía una gran serie! Anoto lo de Dantes Inferno!

César: Sí... Lo primero que hice tras averiguar su nombre fue consultar su legalidad en la imdb... El caso es que comprobar hasta qué punto es ya legal una criatura nacida en el 88... me hace sentir inmensamente viejo...

Yo soy aquél. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Yo soy aquél. dijo...

no me hables de chinos, que el otro día nos topamos con uno de esos que sólo saben ser bordes y acabamos pidiendo la hoja de reclamaciones, xq no me parece normal que nos eche la bronca el chino ese porque a uno de sus empleados se le ha olvidado quitar el plato que sobraba de la mesa. En fin, se puso a discutir con nosotros medio en español medio...en otro idioma y nos fuimos antes de que nos la diese.
Tomo nota de tu chino La Buenaventura y su arroz Cha-sao ;)

Drunky Dean dijo...

Juanjo, como siempre he disfrutado del post, pero ¡¡¡POR DIOS!!!¿Es que nadie va a decir nada de qué hace Concha Velasco con Johnny Deep en la foto que has colgado? Eso sí que es un cameo, y lo demás tonterías.

Rubentxo dijo...

Hola, Juanjo.
¿No has pensado que ese periódico pueda estar publicado en España? Con todos los chinicos que hay aquí, seguro que tienen sus propios medios de comunicación... Si no fuera así, lo de ZP podría explicármelo, pero... ¡¿lo de los políticos del PP?!
Me muero de ganas de ver "El imaginario...". Con Terry Gilliam me pasa un poco como a ti... Pero a ese tío le perdono todo porque es lo más grande que ha parido Europa. El mundo sin los Python no tendía sentido...
Ponte "Flying circus", la serie completa, cuando tengas gripe y fiebre. Es un complemento perfecto para el delirio constipadil.
Saludos!