viernes, 15 de octubre de 2010

LA SITUACIÓN JODIDA DE MEL GIBSON Y OTRAS ABERRACIONES SIMILARES




Últimamente me invaden pensamientos que me harían digno de ser excomulgado. Debería solicitar mi encierro en el manicomio más cercano, pero en lugar de eso voy a compartir esos pensamientos con vosotros.

Si sois personas religiosas o de moral conservadora os recomiendo que no leáis esta entrada. Me sentaría mal ofenderos.

1- MEL GIBSON:

El otro día volví a ver ese peliculón que es Señales. Siempre he defendido a Mel Gibson como actor, y lo que hace en esa peli me parece impresionante.

Pero hoy quiero hablaros de un momento concreto de su interpretación.

Me refiero a esa secuencia del sótano en la que Mel Gibson tiene a su hijo (Rory Culkin) sentado en su regazo. El niño sufre un ataque de asma y Mel Gibson pega la espalda del niño a su propio pecho para que el crío sienta su respiración y la pueda imitar.

¿Recordáis la secuencia? Pues bien: Imaginad que mientras Mel Gibson está rodando esa escena... tiene una erección.

No necesariamente porque el niño le excite. Sucede por cualquier otra causa. El roce del culo del niño en el paquete de Mel, el calor de los focos, la euforia causada por lo bien que está quedando la escena, las ostras que sirvieron ese día en el catering...

Imaginad qué marrón. Imaginad a Rory Culkin contándole a sus padres que "a Mel le creció algo duro entre las piernas cuando estaba sentado encima de él". Imaginad el drama de esos padres, que ya están quisquillosos con el tema desde que su otro hijo (Macaulay Culkin) jugaba a los trenecitos con Michael Jackson en el Rancho Neverland.

Evidentemente, esos padres no se quedarían callados. La anécdota trascendería y llegaría a oídos de la mujer de Mel Gibson.

Llegados a este punto, a mí me gusta imaginar que Mel lleva una mala racha con su mujer. No se le pone dura estando en la cama con ella desde hace meses. Así que la señora Gibson, al enterarse de que ese niño consigue lo que ella no logra, se obsesiona con el tema. Quizá siga a Rory Culkin por la calle estudiando los movimientos de su culito al caminar, intentando desentrañar su secreto. Quizá aborde al niño por la calle y le interrogue, suplicándole que le enseñe qué cosas ponen a cien a Mel Gibson.

O quizá la señora Gibson reaccionaría intentando parecerse a Rory Culkin, para así poner más cachondo a su marido. Se cortaría el pelo como él, se lo teñiría de rubio. Y como Rory Culkin es clavadito a su hermano Macaulay Culkin y es más fácil encontrar en internet fotos y videos de Macaulay, la mujer de Mel Gibson acabaría pareciéndose al prota de Solo en casa.


2- EL CHAT ROULETTE:


Lo curioso es que cuando se me ocurrió esta segunda aberración no sabía cómo se llamaba ese modelo de chat, pero precisamente hoy César me ha revelado el nombre (por razones que no vienen al caso)

El Chat Roulette es, como su propio nombre indica, un chat. Uno de ésos en los que la gente se pajea viendo a su interlocutor/a vía webcam. Lo que hace diferente al "chat roulette" es que cuando te cansas de la persona con la que estás chateando, le das a un botón y te conectan con otra persona distinta. De manera aleatoria. Por lo visto ahí está la gracia, en el carácter imprevisible del asunto. No sabes con quién vas a hablar hasta que te lo encuentras en tu pantalla a través de su webcam.

Pues bien: Imaginad que os cansáis de la persona con la que estáis chateando, le dais al botón y os sale:




¡Os sale el Papa! ¡El puto Benedicto XVI!

Resulta que el pobre hombre le da a la bebida de vez en cuando, para soportar las presiones inherentes a su cargo. Y cuando se emborracha le gusta chatear con gente.

En contra de lo que pueda parecer, Benedicto es una persona afable y encantadora cuando chatea borracho. Además, no le vais a dar al botón de cambiar de interlocutor. ¡Estáis hablando con el puto Papa! ¡Eso hay que aprovecharlo!

Ahora os pido que os imaginéis a ese tío que se ha encontrado a Benedicto XVI en el chat. Empieza a charlar con él, se dicen cosas picantes, quizá se quitan algo de ropa... Pero también hablan de cosas profundas, se cuentan intimidades realmente emotivas. Cuando termina la sesión de chat, resulta que el tipo se ha enamorado del Papa, y el Papa también se ha enamorado del tipo.

Se siguen viendo en los chats. Tiene un romance cyber-espacial y cyber-especial. Pero los dos saben que se trata de un amor imposible. A Benedicto le atormenta que sus obligaciones como representante vitalicio de Dios en la tierra le impidan dar rienda suelta a ese amorío. Además, en pocos años la cuestión de la homosexualidad en el clero ha pasado de estar tácitamente aceptada a estar muy mal vista.

Y el otro tipo tiene un problemilla. ¡Él es hetero! Se ha enamorado del Papa como persona, pero a él le siguen poniendo las tías. Así que en sus sesiones de chat intenta convencer a Benedicto (de maneras muy subliminales) para que se cambie de sexo.

¿No os parece un concepto poderoso? Darte cuenta de que te gustaría que el Papa se cambie de sexo para poder follártelo.

3- LA VIRGEN RESPLANDECIENTE:



Por último, os invito a que imaginéis a un devoto escultor de figuritas eclesiásticas. Esculpe estatuas de vírgenes, de santos, de Cristos...

Es el católico más ferviente y entusiasta, y se ha propuesto esculpir una virgen que brille con luz propia, de manera casi milagrosa. Y cuando digo "brillar con luz propia" no estoy escribiendo una frase hecha. Me refiero a que el escultor quiere que su estatua de la virgen emita luz. Como se la representa en muchos cuadros. Para que todo el que la vea se arrodille y se convierta al catolicismo de inmediato.

Pero, ¿con qué material va a construir esa virgen para que resplandezca tan portentosamente? El escultor se devana los sesos pensando en eso y, de repente, echan en la tele un capítulo de CSI. ¡Y en el capítulo los tíos de la policía científica usan unas linternas de rayos ultravioletas o ultra-algo, y cuando la deslizan por las sábanas de una cama, descubren que hay manchas de semen, porque el semen se ilumina al recibir la extraña luz de esas lámparas!

El escultor da un respingo. ¡El semen! ¡El semen brilla con esa luz! ¡Si barniza con semen su estatua de la virgen y la ilumina con ese tipo de lámparas, la madre de Cristo brillará de una manera sobrenatural!

A partir de ese momento, el escultor se masturbará varias veces al día, y mientras se mata a pajas se sentirá orgulloso, porque sabrá que lo está haciendo para que la virgen pueda brillar y convertir al Catolicismo a muchísima gente.

Va acumulando todo su semen en un tarro y luego lo esparce por la cara de la virgen con un pincel.

Más adelante se da cuenta de que los pinceles se estropean al entrar en contacto con el semen, así que a partir de ese momento se pajeará directamente sobre la estatua, sin usar pinceles intermediarios. En plan bukake.

Me parece interesante esa idea de utilizar el semen para que un icono religioso parezca más sagrado. A fin de cuentas, el semen es la semilla que engendra la vida. Tiene que haber algo sagrado en eso.

.

8 comentarios:

marrazkilari dijo...

me encanta tu manera retorcida de pensar...

César del Álamo dijo...

Ente enfermo ;)

albynubio dijo...

Maldito desviado, que te quede claro que en el Chatroulette tienes más posibilidades de encontrarte antes que al Papa, al Dalai Lama.

tomas dijo...

A mi también me encantó Señales... aunque la próxima vez que la vea... ya nada será igual :D

Juanjo Ramírez dijo...

Brujita: :)

César: ;D

Alby: Follarse a la versión transexual del Dalai Lama no tiene tanto morbo. No hay 2000 años de represión como trasfondo.

Gonzo: Puede usted usar el ejemplo sin pagarme comisión alguna!

Tomás: Vuelve a ver Señales todas las veces que quieras. Para cuando llegue el momento en cuestión, la peli te tendrá tan hechizado que no te acordarás de esta entrada!

Rubentxo dijo...

Mother of God...
Tres supuestos impresionantes.
No sé por qué (me suelen pasar estas cosas), he imaginado a Miguel Poveda utilizando las tres en el Ultrashow.
Brutales.
Make it possible!

Juanjo Ramírez dijo...

Mil gracias, Rubentxo! Supongo que te refieres a Miguel Noguera. Ahora que lo dices, sí es un poco nogueriano, pero salvando las distancias. ¡El gran Noguera es inimitable!

Rubentxo dijo...

Eso, eso, Noguera (lapsus apellidae).
Las situaciones descabelladas como las que has creado me apasionan: despiertan conexiones neuronales que parecían aletargadas, como las gregerías pero a lo bestia. No tienen precio.
Literatura en cápsulas. Son como una droga. ¡Quiero más!
Saludossssss.