martes, 15 de diciembre de 2009

BASURA


Soñé que preparaba un té para la mujer de mis sueños. Ella sonreía. Ella dolía. Sonó el despertador. Corrí hacia el mundo de la vigilia. Si cerrar la llave del gas. Sin reparar en cómo el aliento inflamable del fogón se esparcía por todo mi inconsciente. Apagué el despertador. Un solo golpe de botón. Brotó una chispa. Cuando volví a cerrar los ojos, el mundo de mis sueños había estallado en mil pedazos. Ella también. Sus vísceras decoraban las paredes de mi cráneo. Sonreí. Volví a reconstruirlo todo. Monté mi monstruo de Frankenstein particular. Cosí trozos de sueños con trozos de carne. Y como siempre que uno intenta montar algo, me sobraron piezas.

Las tiré a la basura.




7 comentarios:

Anónimo dijo...

Bien cantao!!

Ritcho... Tus símiles son sobrecogedores.

Abrazos

la tumba sin nombre dijo...

Juanjo, ¿qué te tengo dicho de saltarte la medicación?

Cata dijo...

Lo mejor es que ahora con la crisis,hay cierta tendencia a rebuscar en las basuras, así que a lo mejor con la mujer de tus sueños, tu hiciste la tuya, y otro hizo otra. Dos por una que está tan de moda... oye!

Mola

Besazos

Yo soy aquél. dijo...

llevaba tiempo esperando que escribieses algo así, pero se hace corto.

Pal dijo...

Con vísceras y todo me gusta! qué raro tu preparando té...

tomas dijo...

Me encanta ese juego entre realidades.

Anónimo dijo...

Una verdadera preciosidad.

Me recuerda al Juanjo de siempre, lleva toda su esencia.

BSTT