jueves, 13 de agosto de 2009

POR MUCHO QUE ME JODA, EL GUIÓN NO LO ES TODO




Sigo dándole vueltas a ese puto guión.

Viendo las pelis adecuadas para que mi brújula interior no se desvíe del tono que requiero.

Creo que voy por el buen camino... y hacía muuucho, muchíiiisimo tiempo que no creía algo así.

Mientras trabajo en esto me estoy dando cuenta de algo que me inquieta:

Quizá el mejor guión del mundo no es necesariamente el más autosuficiente. Un guión que sepa defenderse por sí solo no es trigo limpio...

Creo que las pelis que más me cautivan no se basan únicamente en un guión impecable.

Un guión que, por si solo... así, sobre el papel... tenga todo lo necesario para cautivar a la gente... ES PUTO JUEGO SUCIO. Es un guión tirano. Un guión con miedo a dar una oportunidad a los restantes recursos del séptimo arte.

Que el guión es importante, sí... Pero no me fiaré de un guión que carezca de la suficiente humildad para reconocer que necesita la ayuda de un buen diseño de criaturas, de un buen diseño de sonido, de una banda sonora compuesta con sentimiento, de unos actores que sepan aportar vida a esas palabras que, leídas en el folio, son sólo líneas, tinta o (peor aún) delirios de un director de mierda.

El guión tiene la obligación de ser bueno, pero al mismo tiempo tiene la obligación de "no ser lo mismo" si no está aderezado con una dirección artística adecuada, una iluminación propicia, un ritmo de montaje mágico...

Por favor: El día que mi guión dé la impresión de valerse por sí solo, sin la necesidad de los demás ingredientes del séptimo arte... ¡¡por favor!! ¡¡Quemad ese guión!! ¡¡Abofeteadme!! ¡¡Escupidme entre ceja y ceja, a quemarropa!!

Si en el papel está todo lo necesario para que la peli funcione... es porque algo está saliendo mal. Hace tiempo, un actor al que admiro, Ramón Ibarra, me dijo (entre caña y caña) la siguiente frase:
"El teatro es del actor, el cine es del director, la televisión es del guionista".

Y en estos momentos intento escribir cine. Así que el guionista (aunque sea yo mismo) ha de entender que es el segundo de a bordo.

Hoy he vuelto a ver Crónicas de Spiderwick. Sigo sin entender por qué esa peli no tuvo más éxito del que tuvo. Es exquisita.




Y, cómo no, hay alguna que otra novedad en el blog de los DIBUJOSAURIOS.

14 comentarios:

Kike dijo...

A mi "Las cronicas de Spiderwick" me gustaron bastante pero veo dos fallos gordos:

1) La trama esa de las tapas del libro y nosequé, carente del menor sentido.

2) Mucho ordenador y muy cantoso. Esa peli pedía a gritos marionetas.

Y bueno, luego está la aparición de Nick Nolte que es más un cameo que otra cosa.

Respecto a los guiones: no son "lo único" pero sin duda son lo MÁS importante. Si tuviera que dividir en porcentajes, el guión ocuparía el 51% del resultado final. Al final, después de ver una peli, con lo que te quedas más que nada es con si la historia te ha gustado o no... conozco a poca gente que diga cosas del tipo "no he entendido nada pero me ha gustado mucho por la dirección artística"

Juanjo Ramírez dijo...

Kike: Spiderwick con marionetas habría sido mágica, pero a estas alturas ya no sé pedir peras a los olmos.

51% el guión me parece bien. Yo incluso diría un 60%. Pero hay mucha gente que parece empeñada en que el guión supla también el 40-49% restante. Si es eso lo que quieres, pues escribe una novela, o algo así... :P

Kike dijo...

De todas formas, buscar guiones de 100% es una empresa imposible que sólo puede llevar a los hombres a la locura y la muerte... o a cambiar de profesión que es todavía más triste.

Juanjo Ramírez dijo...

Ah! Y lo de Nick Nolte en Spiderwick... Creo que no se dieron cuenta de una cosa: Nick Nolte, por sí solo, acojona más que cualquier criatura en la que se pueda transformar, por grande que sea.

Es como Willem Dafoe en Spiderman. Daba más miedo sin la máscara de duende verde!! :P

la tumba sin nombre dijo...

Más aún... El guión DEBE ser imperfecto (o, más bien, incompleto), porque, si no, la película ya estaría "dirigida": tiene que haber margen para la creatividad de los actores, del departamento de arte, del de iluminación, etc... En un guión no puede estar todo.

El guión (como su propio nombre indica) es una guía, no la biblia (aunque muchos se aferren a ese concepto): tiene que estar vivo, poder evolucionar durante el rodaje y cambiar si la situación lo requiere, no ser una cosa ferrea e intocable.

Por supuesto que el guión debe tener una calidad mínima suficiente para que cualquiera que lo lea pueda "ver" la película.

Aunque hay gente que rueda sin guión: los diálogos se improvisan y las situaciones se crean sobre la marcha... y, aún así, las películas funcionan.

Gonzo dijo...

Pues tiene su miga lo que dice, y una parte de verdad, al igual que la reflexión de su amigo actor, PEEEERO... guste o no, es vital... El guión, en el fondo, es sólo una herramienta de trabajo, una partitura, un plan de batalla (por si lo queremos llevar a otros órdenes). No es un libro sagrado con poderes. Es una herramienta de trabajo, lo que pasa es que si la partitura está mal, o es muy floja, la orquesta toca fatal, empezando por los actores, por muy buenos que sean... Claro que el guionista es secundario, y es duro ver como las hojas que has escrito con cariño, generalmente acaban tiradas en las papeleras de la oficina de producción (uno que ha estado en tantas, oficinas digo... bueno, y en alguna papelera también), pero si no se cuida esa herramienta, aunque su destino sea esa papelera, lo demás no merece la pena... Y una prueba es lo poco que los señores productores cuidan esa herramienta, y al que la usa, o sea el escritor, en este nuestro cine patrio... Hablo de cine, no de tele.

Juanjo Ramírez dijo...

César, Gonzo: De acuerdo con ambos, of course. ;)

Anónimo dijo...

Me vas a perdonar mi arrogancia, pero me huele a caquita. Me huele al cirujano del Joker de Tim Burton: "Tiene que entender que estaba muy desfigurado y con este instrumental..."

El guión debe valerse por sí sólo, es más no debería rodarse nada con un guión que no se valga por sí mismo. Nos ahorraríamos cosas como Bola de Dragón, Siete minutos, o La calavera de Cristal.


Después el resto de departamentos que hagan magia, que valoren la materia prima que se les da. Porque no es más que eso, una guía para contar una historia, un instrumento.

Puedo estar de acuerdo contigo, pero no hay que confundir churras con meninas y menos viniendo de parte de un guionista. Si ya ni los guionistas creen en el guión autosuficiente, quién esperas que lo haga el pertiguista, el script, el/la peluquera???

Y que no me venga nadie con que si casablanca patatin o que Blade Runner patatán.

Juanjo Ramírez dijo...

Anónimo: No veo arrogancia ninguna en tus palabras. Es simplemente otra forma de verlo.

Yo sigo opinando lo mismo: Quien quiera que la cosa sea autosuficiente en el papel, que escriba un libro.

Me pasa algo similar a lo que ocurre con el sonido: Si en el premontaje la peli funciona bien antes de añadirle el diseño de sonido y la música, creo que ahí falta mucha riqueza.

rafa aw dijo...

Todo esto me recuerda al guionista de la pelicula MASH de Altman que se puso furioso cuando vio que el director, los actores y cualquiera que pasaba por el rodaje le cambiaban el guión, los diálogos y añadían escenas improvisadas.

Al final el único Oscar que se llevó la peli fue al guionista. Pobre hombre, cómo debe odiar esa estatuilla sobre la chimenea.

Light Artisan dijo...

.
Yo lo veo bastante como JJ: El cine es cos de imagen, acción, sonido. Un libro tiene que funcionar bien en la base literaria, porque a menos que el escritor sea un visionario del diseño gráfico con tipografías, sólo le queda la palabra para contar su obra.

El cine sólo necesita la palabra escrita para COMENZAR a contar su historia. Sólo unos cuantos flipados de la vida (yo entre ellos) compran y leen guiones por el mero placer de leerlos. Las pelis no se leen, se ven, ergo lo que importa no es lo que se escribe, es lo que se ENSEÑA.

- El Spinner de la policía cruza el cielo de LA y aterriza sobre el tejado de la comisaría -

¿Acaso esa acotación del guión trasmite la maestría de la secuencia en la que se convirtió después? Ni de lejos. Ni con toda la imaginación que le pudiéramos haber puesto.

El guión es una semilla. Yo, personalmente, prefiero comer pastel de cerezas que masticar trigo crudo...
.

Juanjo Ramírez dijo...

Light Artisan: Yo no podría haberlo expresado mejor. :D

Yo soy aquél. dijo...

Juanjo, pensaba comentar, pero al final la cosa me ha salido demasiado larga y he decidido dejarlo como entrada en mi blog, y así de paso actualizo, que ya tocaba ;).

Itzi sin ganas de currar dijo...

Light Artisan, permíteme otra vuelta de tuerca a tu última frase, el guión no sería tan materia prima como el trigo, pero sí como un filete de buey fresco, hay a gente, como a Anónimo que le gusta crudo (hay carpaccios fabulosos), pero personalmente considero que, por regla general, un vuelta y vuelta de sartén le viene bien.

Subiría a un 70/30 la proporción.

El guión es básico, pero no hace película sin el resto.