viernes, 27 de febrero de 2009

MIS DINOSAURIOS HACEN LAS MALETAS


Como véis, mi colección de dinosaurios de plástico ha seguido creciendo, hasta el punto de que ya no me cabían en la estantería del dormitorio. Así que Alfonso (uno de mis compañeros de piso) me animó a trasladarlos a la sala de estar, para que así colaboren en la decoración del piso.


No obstante, ha llegado por fin ha llegado el momento que llevo esperando desde hace muuucho tiempo: Por fin nos mudan a un piso mejor (o eso aseguran) situado en un barrio más habitable. Así que este domingo a mis dinosaurios les tocará meter todas sus escamas de plástico en una maleta.

Espero que en el nuevo piso hay un estante lo suficientemente grande para que mis pequeños saurios puedan exhibirse sin demasiada claustrofobia.

Tengo demasiados dinos nuevos, y fotografiarlos a todos por separado implicaría una inversión de tiempo que no me puedo (quiero) permitir.

Así que sólo os dejo aquí a los más relevantes fotografiados, una vez más, en lamentables condiciones de iluminación y enfoque:


Lo bueno de éste es que si le aprietas al botón amarillo que tiene en el estómago empieza a hacer: "¡¡¡Aaaaaaahhhhh Aaaaaaaaaarrrrggg!!!"


Éste es el más grande que tengo de momento.

10 comentarios:

Kike dijo...

¡¡Un Deinonico de verdad... y han tenido el detalle de ponerle plumas y todo!! Que nivelazo.

Me encanta el grandullón ese con el botón amarillo. El botón es feo, pero lo de que gruña lo hace completamente entrañable.

Aunque el mejor es, sin duda, ese pedazo de "Chungkingosaurus", tan exacto científicamente que nadie diría que ha salido de un "todo a un euro".

Juanjo Ramírez dijo...

Me costó carito el Chungkinggosaurus ése (no lo supe identificar, a mí se me antojaba un pariente tarad de algún stegosaurio) pero era tan bonito... Y el deinonichus es entrañable, aunque le cuesta tenerse en pie por sí solo :P

De todos modos mis favoritos son los incatalogables, como el del botón amarillo (tuve que pelear un poco con la china de la tienda pa que lo sacara del escaparate) y el que parece un chupacabras, con esos ojos negros almendrados, y esos dientes...

Kike dijo...

Ojalá cobrasen vida por al noche... y se dedicaran a comerse a la gente. Vamos a ver, molaría.

tomas dijo...

Tanto dinosauro no puede ser bueno...
:D

El chache dijo...

Una coleccion envidiable.
Espero que en el nuevo piso esten mejor, ellos, tus compañeros y tu.
Por cierto, ¿lo de que os cambien tanto de piso es una astucia del departamento de recurses inutiles?
Un saludete

la tumba sin nombre dijo...

¡Cielo santo! Ese como de madera con los dientes tan blancos me da muuuuuuucho miedo...

Álvaro Loman dijo...

Me veo en la obligación moral de pasarte este enlace que acabo de encontrar (y no estaba buscando nada raro, que conste...):

http://dinosaursfuckingrobots.com

Taluego!

Lenny Nero dijo...

Me has contagiado la afición por los dinosaurios. Tengo un triceratops en el escritorio que un niño se dejó olvidado en mi bar hace años...Es precioso, a ver si le hago una foto y te lo mando :P.
Un saludo ;)

Juanjo Ramírez dijo...

Es que los dinosaurios son necesarios y nosotros somos contingentes, Lenny! ;P

Álvaro, gracias por esa web. Me ha alegrado la vida!!!

César: Sabía que ese te iba a molar. Es como si Stan Winston o Rob Bottin tuviesen un alumno subnormal pero con gustos similares a ellos :P

Chache: El departamento de recursos inútiles se ha portao con el nuevo piso!

Tomás: Cierto! Voy a acabar como Don Quijote. Al final alguien tendrá que venir a quemar mi colección de dinos porque me habrán pudrido la sesera!

Gonzalo Navas dijo...

Siempre me han encantado los diplodocus, es la imagen más arquetípica del dinosaurio. Joé, ha crecido una barbaridad la colección en estos días, la próxima vez que vengas te caerá uno a mi elección.
Abrazos.